QUÉ PASA CON LAS ACCIONES CUANDO UNA COMPAÑÍA PRESENTA LA SOLICITUD DE BANCARROTA?

quiebra_Fin2La financiera estadounidense CIT Group , solicitó este domingo en Nueva York la protección por bancarrota, convirtiéndola en la quinta mayor quiebra en la historia de Estados Unidos  por detrás de Lehman Brothers, Washington Mutual, WorldCom y General Motors.

Tras operar hasta a un máximo de 61.59 dólares en el 2007, las acciones de CIT cerraron a 0.72 centavos de dólar el viernes,  el lunes la bolsa suspendería su cotización

La empresa,  según The Wall Street Journal, cree que podrá alcanzar un acuerdo con los acreedores y levantar la quiebra antes de fin de año.

Qué pueden esperar entonces  los inversores que tienen acciones o bonos de una empresa tras la solicitud de bancarrota?

La compra de las acciones de una empresa en quiebra es una buena idea?

La quiebra rara vez es buena para los accionistas o propietarios de bonos.

Sin embargo, muchas empresas han surgido fuertemente de una quiebra y han podido continuar con sus operaciones.

Este artículo está dividido en 3 partes, la primera  busca dar un panorama general de la quiebra y por qué las compañías eligen esta ruta (si tienen opción). La segunda parte muestra  los dos tipos principales de quiebras empresariales que existen, Y la tercera parte muestra cuales derechos u opciones tienen los inversores cuando una empresa solicita la protección por bancarrota.

PRIMERA PARTE

Explicación de bancarrota
Solicitar la protección por Bancarrota o quiebra es la forma de reorganización o de liquidación que acude una empresa bajo la orientación de la ley federal del país.

Las leyes de bancarrota cubren tanto  empresas como particulares, aunque existen grandes diferencias.

Existen dos  tipos principales de solicitudes de quiebra para  las empresas en los Estados Unidos:  el Capítulo 11 (chapter 11)  y el Capítulo 7 (chapter 7). En ambos casos, la empresa se encuentra  en un aprieto financiero y ya no puede continuar como un negocio viable.

Deuda abrumadora

En pocas palabras, cuando se entra en quiebra la empresa  debe más dinero de lo que vale. En la mayoría de los casos, las empresas no son capaces de pagar sus obligaciones del día a día, tales como los gastos de nómina, servicios públicos, suministros, etc.

Algunas empresas pueden declararse  en  quiebra antes de cesar las operaciones por completo.

Las empresas pueden elegir esta opción o pueden ser obligadas a hacerlo por un acreedor que exige y está demandando un pago que la empresa no puede hacer.

Las leyes de bancarrota ofrecen una manera ordenada para que la empresa pueda tratar de volver a funcionar correctamente (es el caso del capítulo 11). Cuando eso no es posible o falla, el capítulo 7 de quiebra dispone una liquidación en la cual se le trate de pagar a los acreedores en la forma más justa posible.

Tanto los accionistas como los mismos dueños son  los últimos en recibir el producto de la liquidación. Además, los propietarios de bonos usualmente recibirán centavos de dólar.

SEGUNDA PARTE

Hay dos formas principales en las que una compañía puede presentar quiebra:  Capítulo 11 y Capítulo 7.
La forma de quiebra que la empresa elige puede determinar el destino de los accionistas y los propietarios de bonos.  En última instancia, el final de un proceso de quiebra, independientemente de si se trata de un Capítulo 11 o capítulo 7, quizás no haga ninguna diferencia para los inversores.

Echemos un vistazo a los dos tipos de solicitudes:

CAPITULO XI

El Capítulo 11 como modo de quiebra es la principal opción para la mayoría de las empresas.
Bajo el Capítulo 11, una compañía puede desarrollar un plan de reorganización y continuar operando. Las deudas y los contratos existentes, incluidos los contratos con los sindicatos, se vuelven a negociar.
La empresa, bajo la dirección de un administrador nombrado por la corte federal de bancarrota, determina un plan para liquidar sus obligaciones. Mientras se está en el proceso de quiebra, la empresa se protege de los acreedores por el tribunal, impidiendo que perturben las operaciones de la empresa.

Los acreedores y los accionistas deben aprobar el plan de reorganización. El juez de la quiebra tiene la autoridad para aceptar el plan, incluso si los acreedores y accionistas lo rechazan.
Una vez concluida la reorganización, la empresa puede salir de la protección de la corte de bancarrota y reanudar sus operaciones normalmente.

Mediante la presentación del capítulo 11, se supone que hay una posibilidad de que la empresa puede surgir del proceso como una compañía operativamente viable.

CAPITULO VII

Las empresas que o bien fracasen en su reorganización bajo el Capítulo 11, o no tienen esperanza de reanudar como un negocio viable, pueden presentar una bancarrota del tipo capítulo 7.

La reorganización con modalidad Capítulo 7 es una liquidación completa de todos los activos de la empresa. Los fondos se usarán para pagar a los acreedores en un orden específico:

• Los acreedores garantizados – Estos son los acreedores cuyos créditos están respaldados por alguna forma de garantía, como tierra, fábricas, maquinaria, etc. Componen este grupo los bancos u otros prestamistas que financian los activos tangibles.

• Los acreedores no garantizados – Son los acreedores que han prestado dinero a la empresa sin una garantía específica. Los bancos que ofrecen líneas de crédito o préstamos a corto plazo están en este grupo junto con los tenedores de bonos.

• Accionistas – Los accionistas son los dueños de la empresa. Ellos recibirán una parte proporcional del dinero que queda después de pagar a los acreedores. Esto generalmente significa que el accionista no obtiene nada porque los activos son mucho menos que las deudas.

El tribunal de quiebras velará por los activos para que sean vendidos al precio más alto posible y distribuir el producto de acuerdo con el calendario anterior.
Si usted posee acciones en una empresa que entra en bancarrota del  tipo capítulo 7, las probabilidades son muy altas (casi el 100 por ciento) que su acción no tendrá ningún valor.

¿Qué debe hacer si usted posee acciones o bonos en una empresa que se declara en bancarrota?

Cuando la empresa presenta los formularios del Capítulo 11 ante la SEC para protección de quiebra, los accionistas y los propietarios de bonos son notificados por la empresa.

El Capítulo 11 da a la empresa la posibilidad de seguir funcionando, siempre y cuando los acreedores y los accionistas aprueben el plan de reorganización.
Este plan exigirá la renegociación de los contratos con los proveedores, los sindicatos y los demás acreedores.

Si los acreedores y los accionistas no aprueban el plan, un juez puede Aceptarlo si parece prever una solución equitativa de las deudas.

Plan Aprobado

Una vez aprobado el plan, la empresa suspende los pagos de dividendos a los accionistas y de cupones a los propietarios de bonos.
Las acciones de una empresa en capítulo 11 podrán seguir cotizando, sin embargo, en muchos casos la empresa no cumple los requisitos mínimos de cotización para listarse en un mercado regulado.

Tenedores de Bonos

¿Qué sucede con los propietarios de bonos?
Como señalamos, los tenedores de bonos están en segundo lugar en cualquier reorganización (Capítulo 11) o liquidación (Capítulo 7).

En el mejor de los casos, los propietarios de bonos recibirán centavos de dólar en el capítulo 11 y, posiblemente, podría nrecibir algo de lo recaudado en la liquidación del Capítulo 7.

Es poco probable que los tenedores de bonos reciban su principal original de regreso.

Debería usted comprar las acciones de una empresa en quiebra?

Esto puede parecer una cuestión poco común, pero algunos inversores buscan empresas en capítulo 11, que tienen una buena oportunidad de salir intactas de la quiebra.
Si una empresa sale de un Capítulo 11 con su acción original intacta, podría ser una inversión que vale la pena considerar. Debe determinar si la empresa tiene una buena chance de continuar como una entidad viable.

La compra de acciones de una empresa en quiebra por lo general significa que usted está comprando a precios bajísimos, si la empresa tiene una vuelta exitosa, puede estar asentado en un precio muy bajo que podría registrar un impresionante aumento.

La compañía podría no prosperar

Por supuesto, la empresa podría desaparecer  incluso después del capítulo 11.
La compra de acciones de una empresa en quiebra, o que está a punto de declararse en quiebra es una apuesta muy arriesgada, usted puede perder toda su inversión.
Si usted cree que la empresa saldrá adelante y estará en una posición expuesta a fuertes incrementos, tiene sentido el considerarla como una inversión.  Sin embargo, debería realizarse con dinero que puede permitirse el lujo de perder.

En la mayoría de los casos, una empresa en bancarrota del tipo capítulo 11 tiene una muy buena oportunidad de caer en el capítulo 7 cuando las cosas no funcionan.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: